¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Todos los Vídeos

Histórico de vídeos de conferencias, charlas, etc.

En esta sección puedes encontrar, en orden cronológico todos los vídeos que vamos colgando de diferentes charlas y conferencias que realizan miembros de Red Integra. Así como vídeos de divulgación sobre diferentes aspectos psicológicos. Junto a ello, se acompaña cada vídeo con un pequeño resumen sobre la charla o el tema en concreto. Esperamos que sea de vuestro interés.

LAS RELACIONES TÓXICAS (Marzo 2015)

¿Qué son las relaciones tóxicas?

Una relación tóxica es una relación basada en intercambios emocionales negativos. Es aquélla en la cual una o las dos personas sufren. Es una relación en la que el sufrimiento es mucho mayor que el placer por estar juntos.

En una relación toxica uno de los integrantes, o ambos, se ven sometidos a un gran desgaste por tratar de sostener la relación.

No permite la comunicación y se opta por silenciar o pasar por alto ciertas cosas que, de darles la importancia que efectivamente tienen, llegarían a poner en peligro la continuidad de la relación.

En lo últimos tiempos han aparecido en la bibliografía verdaderos listados sobre personalidades tóxicas. Así aparece la persona chismosa que habla mal de los demás a sus espaldas: los chismes y cotilleos rompen familias y crean peleas y batallas. En las organizaciones introducen el veneno con facilidad.

Las personas envidiosas que critican los éxitos de los demás y descalifican los esfuerzos realizados.

Las orgullosas que parecen estar de vuelta de todo y no dieron ni el primer paso.

Las manipuladoras que consiguen poner sus necesidades por encima de todo a través de la culpa, el maltrato verbal o el acoso moral.

Las personas mandonas, quejicas, autoritarias, falsas, amargadas, folloneras, intimidatorias, las sabelotodo....

A veces forman parte de nuestro círculo más íntimo o inmediato (padres, hermanos, parejas, hijos o compañer@s de trabajo). Más que evadirlas se trata de manejarse con ellas desde la autoconfianza y la asertividad.

Ahora bien, todas las personas tenemos rasgos tóxicos y en algún momento hemos sido tóxicos con los demás y con nosotros mismos.

Cuando llenamos las relaciones con miedos y temores, distorsiones, exigencias y expectativas desmedidas; esto nos puede generar estrés, conflictos, problemas y aburrimiento, hasta el punto de agotarnos y enfermarnos. Estas relaciones consumen mucha energía psíquica y física en peleas, discusiones y vacios afectivos.

¿Qué puedo hacer para no sucumbir a ellas?

Todos venimos al mundo con un yo potencial que, si las condiciones del entornos son suficientemente facilitadoras, podrá desarrollarse con naturalidad. Sin embargo los entornos no son tan facilitadores y están cargados de interferencias tóxicas. Por lo que "reaccionamos" ante estas interferencias generando estrategias defensivas, que constituyen el carácter. El ser humano construye el carácter como estrategia para facilitarse la vida pero, con el tiempo, se convierte en la rigidez que la dificulta, porque algo que era válido para un momento determinado no sigue siéndolo de por vida. En el carácter encontramos un aspecto emocional cristalizado con su respectivo componente cognitivo (creencias) que nos interfiere para el pleno desarrollo como personas. Puedes aprender a reconocer estas emociones en ti mismo y en los demás, puedes darte cuenta de qué contaminan las relaciones, protegerte de ellas y crear relaciones más positivas.

¿Cómo puedo hacerlo?

A través del autoconocimiento, del mismo modo que dedicamos tiempo al trabajo físico y hacemos deporte, también es necesario invertir en nuestro crecimiento personal. Darse cuenta de las emociones negativas propias y de los demás de forma intregrativa y sistémica (corporal, emocional, mental, social y transcendental) comprendiendo las razones y necesidades que causan el comportamiento tóxico e invertir en Relaciones placenteras y saludables.

SUBIR