¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Supervisión de casos

 

P1070290

Escanéame!
¡Escanea éste código QR!

 

La supervisión de casos clínicos es un aspecto fundamental de la práctica de la Psicología Clínica. Supone partir de la idea de que es necesario seguir formándonos, y aprovechar la mirada de otro profesional que puede ayudarnos a dar luz sobre un caso, sobre el propio terapeuta y sobre la relación diádica que establecen paciente-terapeuta.

Es importante destacar que consideramos la supervisión no sólo importante en los primeros años de profesión, en los que la inseguridad sea quizás mayor si no algo a mantener de continuo, de cara a una mayor calidad de nuestro trabajo.

 

Los objetivos que se persiguen:

        • Exploración de dificultades en la relación al vínculo terapéutico.
        • Manejar los sentimientos y emociones que se generan, manejo y aprovechamiento de la contratransferencia.
        • Poder tener una visión profesional alternativa, otra óptica sobre diferentes aspectos de los casos. Más allá del enfoque y la escuela de cada uno, puede ser muy enriquecedor aprovechar otros enfoques y otras escuelas. Hay algo universal en el trabajo psicoterapéutico que tiene que ver con el rol de terapeuta y la manera de desarrollarlo, con el vínculo con el paciente y las habilidades que se desarrollan que se solapa entre los diferentes enfoques.
        • Fomentar la autoobservación y la observación de aspectos que recibe el terapeuta: dónde es colocado, qué espacio se da a su palabra, qué es para el otro/a.
        • Compartir técnicas, experiencias, conocimientos sobre los casos.
        • Asentarse en el rol de terapeuta.
        • Desarrollar un marco que guíe al terapeuta en su quehacer clínico. Dónde poner el foco de su intervención, procesos defensivos y resistencias, cómo acercarse a un diagnóstico, cuáles serían los primeros pasos en la intervención.

Además del trabajo de mesa, tradicional, que nos remite a un trabajo más cognitivo, en el área de las ideas, el uso de algunas técnicas psicodramáticas como las esculturas, el cambio de roles, soliloquios, etc. pueden ayudar al terapeuta a conectar con las emociones y dificultades reales propias del terapeuta. Desde ese punto de vista nos parece muy importante poder utilizar esa riqueza que ofrece el Psicodrama, tanto en la supervisión individual como si se realiza grupalmente.

SUBIR