¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Los Celos

por / Martes, 08 noviembre 2016 / Publicado enArtículos, Trastornos Emocionales, Ultimas publicaciones

LOS CELOS

celos2Los celos es un problema que viene afectando en los últimos años de una manera cada vez más intensa las relaciones de pareja en especial de parejas jóvenes en España. En un estudio reciente, de 2007 se encontraron porcentajes muy elevados de agresiones verbales, (gritos e insultos dirigidos a la pareja, hasta en un 80% de los casos habían vivido episodios de este tipo), un 40% de comportamientos dominantes (amenazas de acabar con la relación al no estar de acuerdo con deseos que plantea la pareja) y un 65% de actitudes celosas. El problema por tanto es serio. Los celos son una emoción que surge de no querer perder a la persona “amada”. Amada entre comillas porque es una visión que quizás podríamos llamar un poco egoísta del amor.De hecho se podrían asimilar los celos a un cierto egoísmo afectivo. La necesidad de control y una visión del mundo en el que uno está en peligro y en desventaja, acosado/a por múltiples rivales que pueden quitarnos nuestra “posesión” más querida están en ocasiones en la base de los celos.

El miedo a perder esta “posesión” (en general cuando se habla de celos se enfocan hacia la pareja, pero también pueden sentirse hacia amigos, hermanos, compañeros de trabajo, etc.) suele activar conductas de control, en especial hoy en día en que hay tantas posibilidades tecnológicas que se pueden utilizar:

  • Comprobar las llamadas y mensajes de móvil.
  • Revisar perfiles en redes sociales, ver con quién habla, el contenido, fotos, etc.
  • Control a través de preguntas (dónde has estado, con quién, por qué, etc.)

 

Siempre en la búsqueda de la contradicción, ya que la base que impulsa estas conductas es la desconfianza. Las múltiples explicaciones bien intencionadas de la otra persona no suelen producir efectos calmantes y si los producen duran poco tiempo. De hecho en ocasiones suelen provocar una desconfianza aun mayor, ¿para qué da tantas explicaciones si no ha hecho nada?

 

celosEl grado de tolerancia hacia los celos en la sociedad es alto. Hay una concepción idealizada de ellos como algo que en el fondo, implica amor. Viene de antiguo. Ya San Agustín decía que el que no tiene celos no está enamorado. De hecho todos hemos oído alguna vez esta asociación entre celos=amor que muchas personas hacen (“Es celoso/a porque te quiere”). Cuando en realidad es una emoción que tiene más que ver con la dependencia. Si hay algo de amor en los celos, será un amor posesivo. Un amor al estilo de cómo los niños se vinculan a una madre, queriéndola en posesión total, y con el miedo como espada de damocles, a ser abandonado.

La capacidad de erosión que tienen los celos de las relaciones de pareja es muy grande. No basta con quererse. Los cementerios de relaciones están llenos de parejas que se querían. Para que una relación prospere necesita de algunos ingredientes más: el respeto, la confianza y aceptar que la otra persona no es una posesión y que tiene derecho a desarrollarse y relacionarse. Tener un proyecto común de vida. Poder desarrollar una cotidianeidad en la relación agradable, en la que se dan y reciben cosas gratificantes. El desarrollo de la autoestima, de la confianza en uno mismo y aprender a sentirse más libre, a relacionarse mejor, son aspectos importantes para relajar el miedo y por tanto los celos.

Para dejar de ser celoso, en definitiva, es importante dejar de ser dependiente. Si tu manera de vincularte con parejas es a través de los celos, probablemente la dependencia sea una manera de vincularte no solo a tu pareja si no en cualquier vínculo que hagas.

 

Desde Red Integra te podemos ayudar a entenderte y a desarrollar aspectos que te permitirán ser menos dependiente y por tanto menos celoso: trabajar en la autoestima, desarrollar una mayor independencia, a entender por qué surgen los celos y cómo en ocasiones se pueden convertir en un miedo autocumplido (por qué alguien va a querer estar en una relación, sometido a control, desconfianza y limitación para relacionarse con otros/as). En definitiva para aceptar ¡que eres querible! No por una sola persona, si no por muchas. Pero eso no significa que no puedan perderse amores por el camino. La vida es así. Que eres querible pero que la mejor manera de hacer durar las relaciones es entrar en una dinámica de dar y recibir. No en una dinámica de controlar como si la relación fuera una prisión y tú el carcelero. Que eres querible. Pero que no puedes vivir agarrado/a a un solo árbol, como si el bosque no tuviera más árboles, descuidando actividades, sin poner energía en hobbys, en pasiones, amigos/as, trabajo, familia, etc.

Etiquetado bajo:

Deja un comentario

*
SUBIR